Primera Expedición del Instituto Milenio de Oceanografía investigará aguas más ácidas y sin oxígeno del norte de Chile en medio de El Niño Godzilla

Jueves 19 de Noviembre de 2015

¿De qué forma la acidificación y la falta de oxígeno de las aguas afecta la estructura y el funcionamiento del ecosistema marino? ¿Cómo se adaptan los organismos de la columna de agua a estos severos cambios químicos? Estas son algunas de las preguntas que los investigadores del Instituto Milenio de Oceanografía (IMO) tratarán de responder con el crucero oceanográfico Lowphox I a bordo del buque de investigación Cabo de Hornos entre el 20 de noviembre y 13 de diciembre de este año. La llegada de un evento de “El Niño” a la región -que podría ser el mayor de la historia- seguramente traerá más de alguna sorpresa.

Recientemente el IMO, uno de los centros de excelencia de la Iniciativa Científica Milenio y albergado en la Universidad de Concepción y P. Universidad Católica de Chile, se adjudicaron junto al Sernageomín el “Primer concurso de tiempo de uso del buque oceanográfico Cabo de Hornos” por parte de CONICYT. Esta será la primera de una serie de expediciones oceanográficas planificados por el IMO que buscarán explorar y comprender mejor el funcionamiento de varios ecosistemas del Océano Pacífico Sur, el más extenso y menos explorado del mundo.

Durante el Lowphox I se desarrollarán investigaciones orientadas a evaluar las tramas tróficas y el ciclo del carbono en aguas de bajo oxígeno y de bajo pH, características de la región oceánica frente al norte de Chile. El Jefe Científico de la Expedición es el Dr. Osvaldo Ulloa, profesor titular del Departamento de Oceanografía de la Universidad de Concepción y Director del IMO. “Finalmente podemos comenzar a realizar investigación de mar abierto con los medios adecuados, sobretodo con una plataforma que permite investigación oceanográfica avanzada. Es una responsabilidad tremenda y confío que esto sea el inicio de una nueva etapa que nos lleve como país a ser protagonistas de la investigación oceanográfica mundial”.

El Dr. Rubén Escribano, Director Alterno del IMO y uno de los científico a bordo del crucero destaca la importancia de esta expedición científica. “Se podrá integrar a todos los equipos de trabajo del Instituto en un proyecto en conjunto, para muchos de los más jóvenes será el primer crucero de esta envergadura y sin duda es una gran oportunidad para aprender con científicos y equipamiento de primer nivel”. Además el Dr. Escribano destaca que el IMO mantiene redes con investigadores y centros internacionales de alto prestigio, y que los resultados obtenidos de estos estudios se espera tendrán un gran impacto a nivel mundial.

Veinticinco son los científicos que participarán en el crucero, conformando un equipo multidisciplinario compuesto por estudiantes de postgrado, postdoctorantes, técnicos e investigadores de la Universidad de Concepción, P. Católica de Chile y del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia, además de invitados extranjeros de la Universidad del Estado de Ohio y la Institución Oceanográfica de Woods Hole de EE.UU.. Todos ellos investigarán de manera integrada la Zona de Mínima de Oxigeno (ZMO) del norte de Chile, con el fin de poder entender las particularidades del ciclo del carbono en sus aguas utilizando tecnologías de vanguardia, algunas de ellas que hasta ahora existen sólo a nivel de prototipo.

El Doctor Alejando Murillo, post doctorante IMO, señala que esta es una gran oportunidad para hacer investigación con un grupo multidisciplinario de investigadores que realizan experimentos en conjunto para entender como funciona este ambiente en particular. “Los cruceros oceanográficos son actividades muy costosas que no se realizan de forma periódica, particularmente aquí se integrarán análisis entre distintos grupos de investigación, permitiendo además una colaboración más estrecha entre los investigadores IMO y extranjeros”

Las Zonas de Mínima de Oxigeno marinas (ZMO) son extensas zonas sub-superficiales del océano, cuyas aguas tienen concentraciones de oxigeno (O2) muy bajas o incluso cero, por lo cual predominan bacterias anaeróbicas, que pierden nitrógeno (nutriente limitante para la vida en el océano) a la atmósfera. También tienen un alto contenido de dióxido de carbono (CO2), al punto que los valores de pH del agua de mar disminuyen, volviéndola más ácida. Estas zonas oceánicas constituyen centinelas del cambio climático, en la medida que se expanden debido al aumento de la estratificación oceánica por el calentamiento global. Los resultados de la expedición Lowphox I permitirá comenzar a entender y predecir mejor el impacto combinado de la acidificación y pérdida de oxígeno de las aguas marinas, consecuencias del cambio global en curso.

DSCN2340

Otras noticias

Ver más noticias
Universidad de ConcepciónPontificia Universidad Católica de ChileMinisterio de Economía, Fomento y TurismoIniciativa Científica Milenio
© 2017 - Instituto Milenio de Oceanografía